Noticias

Las islas pequeñas con grandes corazones

Las islas pequeñas con grandes corazones

October 15, 2016

Bocas del Toro, Panamá, no es un gran lugar en cuanto a tierra o población pero tiene bonitas playas, buenas olas, grandes corales de colores y es el hogar de algunos de los más grandes corazones de todo el planeta.
Se han reportado numerosas publicaciones sobre muchos actos caritativos que tienen lugar en este archipiélago de aguas turquesas y tranquilas del Mar Caribe: desde mejorar el parque de la comunidad y los columpios del centro de Isla Colón hasta construir escuelas en pequeños y remotos pueblitos y asegurarse también de que los residentes del asilo estén bien cuidados y alimentados. A la comunidad de Bocas del Toro le gusta ayudar y esto no es sólo cosa de adultos, ahora hasta los niños están involucrados y uno de ellos mezcla su amor por las olas con su caritativo corazón.

Kai Gale Grani sólo tiene 12 años pero la dirección que ha tomado su vida nos da una pista sobre el tipo de persona en la que se convertirá cuando sea mayor. Kai empezó a surfear con su padre, Paki Gale, y su hermano Teo cuando sólo era un niño pequeño. Vivir con un increíble mar para surfear delante de su casa sólo profundizó su amor por el mar y las olas.
Ha crecido como un increíble surfista que ha representado a Panamá y su hogar, Bocas del Toro, en muchas competiciones de surf. Su último gran evento ha tenido lugar en septiembre cuando fue seleccionado por el equipo panameño para competir en la ISA World Junior Surf Championship. Él hizo el viaje con el resto del equipo a Portugal, pero el surf no fue lo único que Kai hizo cuando estaba allí en el agua.

Recordando algunas competiciones de surf pasadas, me viene a la mente cuando Bastian vino con una idea para que los surferos ayudarán a su comunidad. Le contó al grupo sobre la Waved Foundation la cual recibía ayuda de los surferos y los sponsors por cada ola que cogían cuando competían. La Waved Foundation es una organización comenzada por un surfero como vía de ayuda a las escuelas en Panamá. Esta fundación dona el dinero ganado para asistir a las escuelas con infraestructura, libros y también el  material necesario para los estudiantes.

Kai junto con sus mejores compañeros de surf y viajes, Isauro Elizondo de Santa Catalina y Samuel Pupo de Brasil, saltaron a sus tablas literalmente con la Waved Foundation y ayudaron a la causa por todo del mundo en mares alrededor de las Azores, Portugal. Han competido contra jóvenes que eran más mayores y altos que ellos, pero su increíble espíritu, sus ganas de ayudar y su valor les hizo ganar algo de dinero para las escuelas más necesitadas de Panamá con Boa Surfboards, un moldeador de tablas de surf panameño qué dono $1 a la Waved Foundation por cada ola que cogían.

Kai Gale Grani me dijo que todavía no tenía claro cuánto dinero habían ganado para la fundación pero que se lo había pasado muy bien y había ganado mucha experiencia mientras ayudaba a los demás.
En su último email me dijo: ” Es un honor ser parte de la Waved Foundation y espero que pueda seguir ayudando a la fundación a conseguir dinero para las escuelas de Panamá”. La aventura fue increíble para Kai, las olas eran grandes y la competición dura pero él también me hizo saber lo feliz que estaba de estar en casa de nuevo. A pesar de todos los lugares donde ha hecho Suf incluyendo Bali, Costa Rica, California, Portugal y la costa este de Panamá, Bocas del Toro sigue siendo su lugar favorito para hacer Surf. Recordando sus palabras ” Bocas es especial para mí porque nací aquí y conozco muy bien todos los lugares para hacer Surf, también me gusta el surf aquí porque el agua está calentita y no hay mucha gente como en otras playas. Además mi familia y mis amigos hacen surf aquí…¡por eso es que me gusta tanto Bocas!”.

La próxima vez que estés en una de nuestras mágicas playas mirando cómo los jóvenes cogen las olas… piensa que ellos practican porque cuanto mejor lo hagan más podrán ganar y dar a los que lo necesitan. Bocas del Toro, Panamá y todos sus jóvenes y adultos harán que tu corazón sonría con su espíritu generoso y su calurosa bienvenida. ¡Debes experimentarlo por ti mismo!