Noticias

Se desata la locura- es Carnaval en Bocas del Toro, Panamá

Se desata la locura- es Carnaval en Bocas del Toro, Panamá

February 5, 2016

En muchos lugares del mundo, y en todo latino América, la gente comienza a prepararse para la mejor celebración del año. Es Carnaval, cinco días de fiesta antes que dé comienzo  la cuaresma celebrada por los Católicos. Y aunque Bocas no tiene los gigantescos pasacalles y desfiles llenos de plumas y purpurina con gente por todos lados que hay en Brasil, aquí tienen una gran y única forma de celebrarlo.

La isla acoge algunas tradiciones de otros carnavales. El viernes se hará la elección de una reina con su corte y un pequeño desfile para presentarla, que irá acompañado de una banda que dará comienzo a los cinco días de fiesta. Pero ahí es donde cualquier parecido con otros carnavales termina y comienza a florecer la originalidad de Bocas. De hecho solo hay dos lugares en el mundo donde los diablos enmascarados sean la parte central de la celebración. La idea viene de una antigua tradición de la cultura Afro-Caribeña y fue traída hasta Bocas desde Portobello y la provincia de Colon, Panamá.

La leyenda comienza con un grupo de indígenas llamados los Congos, que fueron liberados de la esclavitud que soportaban por parte de los colonos españoles. Se dice que salen a las calles a luchar con los diablos, que para algunos representan a los dueños de los esclavos con sus látigos. A los “diablos” se les puede ver por las calles marchando y bailando durante casi todas las tardes del carnaval con sus extravagantes mascaras y disfraces que han preparado desde meses atrás. Los hombres y chicos que llevan los disfraces son cuidadosamente seleccionados para seguir con esta antigua tradición.

Sus mascaras y disfraces son algo de lo que ellos están realmente orgullosos, los colores de los mismos te pueden decir mucho de cuan largo tiempo llevan ellos participando y su jerarquía dentro del grupo. Algunos chicos, a los siete años se inician llevando simplemente un traje y una máscara roja y sencilla. Cada año que pasa los chicos van añadiendo una prenda negra a su vestido, hasta que finalmente, con el paso del tiempo, terminan por ir disfrazados completamente en negro. Las mascaras, adornadas con pinturas, plumas, colmillos y brillantes ojos, son algo que realmente vale la pena contemplar, ya que son verdaderas obras maestras. Por supuesto ellos tienen una danza especial y diferentes cosas suceden mientras ellos van invadiendo nuestro pequeño pueblo soñado. Los “diablos” van de arriba abajo por las calles desafiando a cualquiera, si cualquiera, a veces cruzando la línea de tu espacio personal, amenazantes con sus colas como advertencia.

En alguna ocasión podrás ver en Bocas a algunas de sus valientes gentes, los Congos, librando su propia batalla contra los diablos y desafiándolos, preparados para luchar contra ellos con un palo y rápidos movimientos de pies.

Pero el demonio siempre toma su revancha, y en el miércoles de Cenizas, el primer día oficial de cuaresma y penitencia, los diablos llegan al centro de la plaza con sus mascaras en las manos para ser salvados. Todos los diablos tienen una madrina que va con ellos hasta la iglesia donde se arrepentirán.

Por supuesto, todo esto es solo una parte del carnaval en Bocas del Toro. Los residentes de Bocas acogen miles de personas de todo el mundo que vienen a divertirse y disfrutar de la fiesta sin fin. Hay bailes por las calles, maravillosa música y deliciosa comida en cualquier lugar.

El martes es quizás el mayor día de festividades, lleno de felicidad y gente por todos lados haciendo lo que mejor saben, disfrutar de la vida.

¡Ven y únete a la mayor fiesta del año, repleta de reinas bonitas, peligrosos diablos y gente rebosante de felicidad! ¡Viva Carnaval!